Aureo Herrero

 

Entrevistamos a Joaquín Tafur
Presidente de la Asociación Cultural Áureo Herrero

Por Faustino del Monte.
Entrevista publicada en el "Libro de Fiestas" de El Barraco (Ávila), en el mes de septiembre de 2005.

ste año nuestro distinguido de honor es el profesor Don Joaquín Tafur López, que ejerce como Profesor de Música en el Instituto de Enseñanza Secundaria de Griñón (Madrid). Por la parte que nos toca, es el artífice de los conciertos que durante diez años consecutivos vienen celebrándose en honor del ilustre músico barraqueño Don Áureo Herrero, autor de nuestro himno. Don Joaquín Tafur no es de El Barraco, pero como si lo fuera. Aquí creció y, de la mano del maestro Áureo Herrero, aquí empezó a amar la guitarra a través de la música, o se enamoró de la música a través de la guitarra, pues nunca se sabe muy bien cuál es gesto definitivo entre embrujos y quimeras. Así son las cosas del querer. Fuera como fuese, gracias al Profesor Tafur los programas culturales de El Barraco, en el sopor del verano, adquieren el frescor especial de un ritmo único. Con la figura de Don Áureo en su recuerdo, sus lecciones y la "integridad de quien lo daba todo por sus alumnos", Don Joaquín Tafur López pone en escena cada año un ciclo de conciertos para honrar al maestro que le enseñó "a tratar la guitarra en todas sus facetas". Este año, en los meses de agosto y septiembre, se celebró el X Ciclo de Conciertos, coincidiendo con el mismo aniversario del fallecimiento de Don Áureo, motivos suficientes para que nuestro amigo Joaquín se empleara en un programa de lujo. Se empleó y nos dio otra lección magistral de gratitud y generosidad".

-Tus orígenes tienen sus raíces en León y Jaén, ¿cómo surgió tu vinculación con El Barraco?

-Mi vinculación con el Barraco surge a través de mi tía-abuela Jesusa López Bodelón, recientemente fallecida. A comienzos de los años 70 construyó y vendió una casa a mis padres, a los que El Barraco les gustó muchísimo desde el primer momento

-¿La afición por la música, por la guitarra, nació en ti por la admiración de músicos virtuosos o por inspiración propia, como algo innato?

-Mi afición a la música viene de tradición familiar. En mi casa siempre ha habido alguien cantando o tocando un instrumento, pintando, escribiendo….

-¿Cómo y cuándo conociste a D. Áureo? ¿Cuántos años tenías?

-Pues le conocía de siempre porque se da la casualidad que vivíamos en la misma calle en El Cerrito, la Travesía de San Sebastián. Recuerdo que doña Pilar, su mujer, se enfadaba mucho conmigo porque siempre andaba con la bicicleta demasiado cerca de su puerta entre las acacias y decía que la iba a atropellar. Yo escuchaba la guitarra que tocaban los alumnos que iban a casa de D. Áureo y me daba mucha envidia lo bien que tocaban. Un día le dije a mi madre que le preguntara si me daría clase a mí también. Fui con mi guitarra, me escuchó y me aceptó como alumno. Tendría yo unos 15 años.

-¿Qué es para ti el ilustre músico barraqueño? Defínelo.

-Fue un gran profesional de la música. Un excelente profesor que lo daba todo por sus alumnos. Un hombre humano, íntegro, que pasó grandes penas durante algunas etapas de su vida y que salió adelante gracias a sus innegables facultades para la música (él mismo comentaba que el cura de El Barraco ya le prestó especial atención por la buena voz y el buen oído que tenía de chico) y a su tesón y responsabilidad. Su relación con Andrés Segovia, la amistad que llegó a unirles y el respeto que se profesaban mutuamente (Andrés Segovia mandaba a D. Áureo los alumnos que él no podía atender por su actividad concertística) son buena prueba de ello.

-¿Qué aprendiste de él que nunca olvidarás?

-A tratar la guitarra en todas sus facetas: como instrumento de concierto; en las clases; a la hora de componer; en los arreglos; a la hora de digitar las obras, con absoluta seriedad y elevarla a la altura de los demás instrumentos de la orquesta, tales como el piano, el violín, etc.

-Los maestros se enorgullecen de los buenos discípulos ¿Tú te sientes orgulloso de haber sido alumno de Don Áureo?

-Es para mí un gran honor

-¿Qué destacarías, como algo ejemplar, del autor de nuestro himno?

-Su humanidad, su integridad y su elegancia, aunque fuera vestido con ropas sencillas.

-¿Te marcaron mucho las lecciones que recibiste de él?

-Yo no pensaba dedicarme a la música. Al cabo de un año de recibir clase de guitarra con el maestro, dejé los estudios de Biología que había comenzado, a costa de un serio enfado con mí padre, que no veía muy claro el futuro de un músico. La visión de la guitarra que daba D. Áureo hacía difícil perder tiempo estudiando otras cosas.

-Pues sí que te marcaron, sí. Tanto que desde su fallecimiento, ahora hace diez años, todos los veranos montas un ciclo de conciertos para rendirle homenaje.

-Sí, al que vienen todos los años varios alumnos del maestro...

-Con esa iniciativa, que es como un homenaje constante, nos das a todos una bonita lección de gratitud y generosidad...

-Es una oportunidad de que los músicos toquen en público, Apenas hay conciertos...

-Cada año estos ciclos contienen más conciertos, más intensos y de mayor calidad, ¿cómo lo consigues?

-Primero, gracias al Ayuntamiento de El Barraco que con su constante apoyo durante estos años ha hecho posible esta iniciativa en pro de la cultura. Luego está que los músicos están deseando venir a actuar aquí porque saben que van a encontrar un público atento y respetuoso que sabe escuchar. El músico necesita ser oído con atención y esto por desgracia no pasa en todas partes tan frecuentemente como sería deseable. El hábito de escuchar se está perdiendo, y se perderá a no ser que hagamos un esfuerzo en la educación de los jóvenes. Estamos inmersos en un mundo demasiado tecnológico, rodeados permanentemente de ruidos y de música comercial, que no exige ni merece demasiada atención.

-En estos ciclos reúnes a varios alumnos de Don Áureo; tú mismo, además de organizar, participas como intérprete. ¿Qué sentís cuando interpretáis en su honor?

-El trabajo que el maestro desarrolló con tanta paciencia en las clases está dando sus frutos. Ése es el sentimiento más espontáneo.

-Durante dos años consecutivos nos has traído al guitarrista Antonio Domínguez Buitrago, concertista internacional, que este año ha venido además como profesor de un curso de guitarra, estarás satisfecho.

-Por supuesto. El año pasado Antonio Domínguez ya vino encantado de que hiciéramos un concierto por el centenario del nacimiento de D. Áureo. Este año, además de tocar la guitarra, será él el maestro por unos días, tomando así el testigo y transmitiendo a otros jóvenes músicos la escuela de D. Áureo.

-La edición de este año, el X Ciclo, consta de once conciertos consecutivos, desde el 17 al 27 de agosto, y otros dos en septiembre, los días 3 y 10, ¿no son demasiados conciertos?

-Es cierto. Este año hubo un incremento notable en el número de conciertos respecto a la edición anterior pero, ¿cumplir diez años del ciclo no es para celebrarlo?; he pensado que no había mejor celebración que escuchar buena música.

-El desarrollo de esos programas tan selectos debe ser muy costoso, a todos los niveles ¿Quién patrocina? ¿Quién colabora? -El Ayuntamiento de El Barraco y la Caja de Ahorros de Ávila son los principales patrocinadores. Este año contamos con una colaboración especial de la Junta de Castilla y León.

-Todos sabemos que estos conciertos culminan siempre con éxito gracias a tus desvelos, ¿cómo te agradece El Barraco tanta dedicación, durante tantos años?

-Viendo como año tras año hay un mayor interés por la música. En el último encuentro de Bandas organizado por la Banda de Música de El Barraco, era impresionante el silencio y la atención con la que el público allí congregado atendía la actuación de las tres Bandas de Música y cómo aplaudían las estupendas interpretaciones. Pensar que con estos conciertos hemos puesto nuestro granito de arena para que esto sea realidad nos llena de orgullo.

-Gracias también a tu iniciativa se ha constituido la "Asociación Cultural Áureo Herrero", con página Web incluida, ¿cuál es el objeto de esta asociación y qué tienen que hacer los barraqueños para participar o colaborar con ella?

-La asociación tiene como objetivo difundir la figura y las obras de D. Áureo por medio de actividades como los conciertos, conferencias, etc. Tenemos en cartera, por ejemplo, la edición de muchas obras, arreglos y ejercicios técnicos que dejó escritos D. Áureo para guitarra. Esto con el tiempo espero que se pueda comprar en las tiendas de música de todo el mundo. Para hacerse socio no hay más que venir a la próxima reunión que ya se anunciará, o también a través de la página web www.aureoherrero.org

-¿Hay alguna pregunta a la que te gustaría responder y que no te haya hecho? Añade lo que quieras.

-Nada, sólo que tengamos unas fiestas muy musicales...

 

Por Faustino del Monte.
Libro de Fiestas de El Barraco (Ávila).
Septiembre de 2005.